Todo lo que necesita para sentirse cómodo viajando con un bebé recién nacido

¿Quién dijo que la llegada del bebé significa el fin de los viajes de larga distancia? Solo necesitas saber organizarte

Para llevar a los niños de viaje, debe organizar todo lo que necesita en el momento adecuado. Es importante asegurarse de que el pequeño reciba los cuidados necesarios, como se debe hacer durante los días en casa. Pero también es recomendable no sobrecargar al pequeño de estímulos y tratar de ser lo más organizado y tranquilo posible. De esta forma, el bebé no percibe la tensión de los padres y se adapta bien a las condiciones del momento porque se siente seguro y en control por parte de quienes necesitan cuidarlo.

Planificar su viaje con cuidado no significa llevarse todo lo que usa a casa. Al contrario, es necesario disponer de lo imprescindible para garantizar el mismo tipo de cuidados, aunque sea en una versión más compacta y «travel».

Transporte en carro

Hacer viajes largos en coche es una buena opción. Puedes hacer pausas en el camino, descansar si es necesario, y es más fácil encontrar la respuesta a tus necesidades acudiendo a las tiendas o centros que pueden ofrecer el servicio adecuado.

La desventaja del viaje por carretera es, sin duda, el mayor tiempo que se tarda en llegar al destino, pero si sabes afrontar esta aventura con la mente adecuada, las cosas cambian. El viaje en sí representa un gran desafío y un pretexto para encontrar la manera de sentirse aún más unidos y unidos.

Asiento o silla de auto. La comodidad del asiento especial es fundamental. No solo porque un viaje más largo pone en mayor riesgo al pequeño, es lo mismo incluso en viajes cortos. Un viaje más largo requiere un asiento cómodo y envolvente para que el viaje sea lo más agradable posible. Se pueden añadir algunos accesorios a los que aporta la estructura, como cojines ergonómicos donde el niño puede descansar y dormir, evitando así que la cabeza cuelgue fuera de la zona de protección.

Termos o calientaplatos. Calentar la leche o la comida para bebés sobre la marcha puede ser muy útil si solo desea tomar un breve descanso para alimentar a su bebé. Es una buena alternativa a buscar un bar donde pedir agua caliente y otras propinas.

Juegos de viaje. Siempre es cuestión de elegir según la edad. Hay muchas soluciones disponibles y van desde sonajeros para colgar en el asiento trasero hasta libros silenciosos que pueden mantener a los niños entretenidos durante años. Un kit de juego de viaje como los peones magnéticos eternos pueden ser anclas reales. El ideal para salvarse del estribillo de «¿Cuánto falta para llegar?».

Viajar en avión o tren

Hay muchas soluciones que permiten organizar los viajes en cabina, ya sea en tren o en barco, o hacer cómodo el escaso espacio entre los asientos del avión.

Cuna portátil. Hay muchas propuestas, todas muy interesantes, que te permiten crear camas pequeñas donde puedan dormir bebés o niños mayores, ocupando muy poco espacio. Desde hamacas para fijar entre un asiento y otro hasta camas plegables para transportarlas como si fueran maletas normales. Más compactas y maniobrables que la clásica cama de camping, estas propuestas sorprenden por su ingenio y son perfectas para viajes largos como los viajes intercontinentales.

Carrito para montar. Son imprescindibles para viajar con niños mayores. Les ofrecen la posibilidad de llevar consigo objetos inseparables, como juguetes, peluches u otros compañeros de viaje. Además, son ideales para transportar rápidamente a los pequeños de puerta en puerta cuando no tienen la fuerza para caminar.

La comida siempre esta lista

Para viajar con niños muy pequeños es necesario llevar consigo la cantidad de leche necesaria para cubrir las necesidades nutricionales frecuentes y regulares. A menos que esté amamantando, necesitará todo lo que necesita para apoyar a su bebé cuando y como lo necesite. Incluso los niños mayores necesitan fuentes de azúcar para recargar su energía dondequiera que estén. Comer es una buena excusa para calmar a los pequeños que se calman incluso cuando el cansancio les hace perder la paciencia.

Bolsos bien organizados. Una bolsa de viaje también debe tener un compartimento aislado para que pueda mantener fresco todo lo que esté fresco fuera del refrigerador. Estos son artículos que a menudo se encuentran en bolsas para llevar comida por la oficina y también pueden ser útiles cuando se viaja.

Platos y vasos. Puede parecer obvio, pero a veces son estas cosas simples las que se te escapan. Un precioso set de plástico irrompible, que incluye además cubiertos y cuencos, será un excelente aliado para cualquier ocasión fuera del hogar.

Termo. Ya sea que necesites usarlo para calentar leche o papillas, o para llevar comidas cocidas, el termo es siempre el mejor aliado cuando viajas fuera de casa.

Duerme cómodamente en cualquier lugar

Las soluciones para dormir se pueden encontrar en todas partes. Lo que se necesita, sin embargo, es asegurar una alternativa digna a los brazos de mamá o papá. Por eso es bueno dejarse llevar por los hábitos de los más pequeños y encontrar una respuesta a medida que proponga los hábitos domésticos.

El cochecito ligero. De todas las soluciones, sin duda es la única posible para preparar un viaje. No basta con que sea perfectamente reclinable para facilitar las siestas o para asegurar una cama en todas las condiciones, también debe ser muy ligero. Esta condición es fundamental para que sea apto para viajar. De lo contrario, el esfuerzo excesivo requerido para transportar un modelo cerrado tradicional podría fatigarse excesivamente.

La cama de camping. Una solución cómoda diseñada para llevar a cualquier parte es la cama plegable. Es plegable, ocupa poco espacio y se puede llevar al hombro. También deberá estar equipado con un colchón y sábanas a juego. Para ello es imprescindible comprobar que no está ya presente en el hotel al que planeas ir.

Lo que necesitas en el mar o en la montaña

Proteger a los más pequeños de la exposición directa a los rayos solares es un paso muy importante. Para estar bien equipado, debe planificar comprando cremas protectoras, pero también carpas y protecciones.

Cortinas con factor de protección UV. No basta con tener cortinas para proteger al pequeño del sol, es fundamental que sean capaces de protegerse de los rayos más peligrosos que también atraviesan las telas.

Cremas con factor de protección 50+. El mercado está saturado de productos de protección solar, que hay que garantizar a los más pequeños con más atención. Pero es recomendable elegir productos aptos para niños y libres de sustancias potencialmente irritantes.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *