Reductor de cuna, la nueva generación de gadgets para bebés

Esto es lo que es y por qué puede ser útil tener uno disponible para que el bebé duerma mejor y más seguro.

Los reductores de cuna han entrado recientemente en la lista de artículos para el cuidado de niños. Aparecen tímidamente en las listas de nacimiento y a menudo se escuchan debates sobre su utilidad real. Su tarea es hacer que el entorno que el pequeño necesita para descansar sea más acogedor y confortable. Se utiliza para el sueño de la tarde o la noche y su finalidad es recrear la agradable sensación de encierro como en el vientre materno.

Son objetos de transición, diseñados para hacer que la transición de la vida intrauterina a la vida en el mundo real sea menos traumática y abrupta. En algunos casos, pueden reemplazar la cama y convertir cualquier superficie en una cama cómoda para descansar bajo la atenta mirada de un adulto.

Que es un reductor de cama

Es principalmente un objeto de tela, con diferentes acolchados que permite recrear un ambiente ideal y pequeño para envolver el cuerpo del bebé.

En la mayoría de los casos, se utilizan para hacer la cama más pequeña, de modo que la replican a escala con los bordes de la tela asegurados con lazos. De esta forma, es posible utilizar desde los primeros días la estructura que sigue sirviendo los años siguientes.

Cuando está diseñado para adaptarse al cuerpo en crecimiento, puede seguir utilizándose como un parachoques para proteger los lados de la cama. El pequeño aprende rápidamente a moverse de forma independiente y mientras duerme puede chocar con la madera dura de los lados de la cama. De esta forma, seguirás usando la caja de cambios durante más tiempo.

Otros diseños en forma de salchicha recuerdan las almohadas que usan las madres durante el embarazo para sostener la barriga o las partes doloridas del cuerpo. Estos cojines son versátiles porque también se utilizan para facilitar la lactancia o para apoyar al pequeño cuando comienza a gatear o sentarse.

Por qué vale la pena elegir comprarlo

El reductor de cama puede ser útil en varios casos y es especialmente adecuado para quienes gustan de rodearse de gadgets y accesorios para hacerles la vida más fácil.

En algunos casos, como cuando reajusta la almohada de salchicha utilizada durante el embarazo, siempre se trata de encontrar nuevos usos para un artículo que ya posee.

De lo contrario, la almohada para reducir el espacio alrededor del bebé puede ser útil para promover el sueño compartido. Es una práctica que siempre se ha conocido, y ahora está de moda llamarla por el nombre en inglés. Y, sin embargo, todos dormimos en la cama con mamá y papá, especialmente durante los primeros meses de vida. En algunos casos, esta elección resulta ser la mejor opción para incentivar la lactancia materna, haciéndola menos fatigante para la madre.

Si uno de los padres tiene miedo de aplastar al pequeño mientras duerme, puede intentar correr a cubrirse con este tipo de almohada que crea una barrera física de piedra contra el sueño.

Aquí es donde puedes prescindir

No todos los niños son iguales, algunos están naturalmente más vivos, mientras que otros se adaptan bien a las condiciones que encuentran al llegar. No es posible saber de antemano qué soluciones serán más apreciadas por el bebé y por ello es importante evaluar las necesidades reales de adultos y niños a diario. No debería sorprenderle que pueda dormir con el bebé a su lado sin correr el riesgo de sufrir daños. El sueño se vuelve más ligero y más alerta, y rápidamente encuentra el equilibrio que le permite conciliar el sueño y despertarse a la hora de comer.

O puede recrear un ambiente más íntimo simplemente usando toallas enrolladas debajo de la sábana.

Hay muchas alternativas y pueden ser una forma válida de gastar mejor tu dinero. Después de todo, si el pequeño se lleva bien y no tiene ninguna incomodidad en particular, entonces es justo que se entregue a sus habilidades.

Los requisitos de un buen objeto

UN buen reductor de cama debe elegirse teniendo en cuenta los requisitos básicos, como la transpirabilidad y la mejor elección de materiales. Generalmente, los cojines que se venden con el objetivo de reducir el espacio alrededor del cuerpo del bebé se fabrican con cojines perfectamente transpirables. Esto es para evitar que el bebé se quede sin aire si rueda la barriga contra el borde de la almohada.

El acolchado también debe desalentar la formación de colonias de ácaros, por lo que no debe retener el polvo y debe ser fácil de lavar. Un buen artículo debe ser fácil de volver a empaquetar y entrar en la lavadora en un instante para estar siempre limpio y ordenado. Los tejidos y el acolchado deben ser antialérgicos.

Por lo tanto, es una buena idea preferir el algodón y otros tejidos certificados que den fe de la ausencia total de sustancias potencialmente peligrosas.

Materiales de alta calidad

La calidad de los materiales de fabricación de la almohada es un requisito que no debe pasarse por alto. Debes elegir teniendo en cuenta las necesidades especiales del bebé.

La piel delicada y fácil de ruborizar debe protegerse en caso de contacto con materiales inadecuados. Por ejemplo, no todas las tintas utilizadas para teñir telas son realmente suaves para la piel. Puede correr el riesgo de provocar enrojecimiento y reacciones alérgicas si no se tienen en cuenta las necesidades reales del bebé.

Por este motivo, en ocasiones es mejor comprar un objeto elaborado teniendo en cuenta los parámetros reglamentarios, evitando el bricolaje improvisado. También es bueno recordar que el pequeño no ve de la misma forma que un adulto. Por lo tanto, los colores demasiado brillantes pueden molestar al bebé, que podría protestar no por el objeto en sí, sino por su apariencia.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *