Lo que no puede faltar en la guardería

Amueblar la habitación del niño con gusto y atención al detalle le permite identificar las diversas funciones esenciales y hacerlas fáciles de usar

En la habitación del bebé, puedes configurar estaciones para cada una de las actividades que quieras hacer con el bebé. Por ejemplo, aquí puede preparar el vestuario, en algunos casos incluso una bañera para el baño, dependiendo de la facilidad con la que pueda drenar las aguas residuales.

Un espacio en la sala estará dedicado al juego y la propuesta de actividades divertidas. Los juguetes se pueden ofrecer en rotación según los intereses cambiantes y la capacidad de interactuar con el mundo que los rodea.

La cuna pronto se combinará con el dormitorio pequeño. No es fácil determinar cuándo es el momento de sugerirle al bebé que duerma solo. No todos los niños reaccionan igual cuando se dan cuenta de que están lejos de los adultos que los cuidan.

Los pediatras sugieren dormir con la cuna en el dormitorio hasta el primer año. La razón se debe a la inmadurez del sistema respiratorio que parece ser una de las principales causas de muerte súbita.

La estación de intercambio

En el dormitorio podrás guardar ropa limpia, cambiarse de productos y todo lo necesario para la higiene. Esta es una solución a adoptar cuando la casa no es muy grande y es más práctico concentrar todo en una habitación.

Es posible dedicar la habitación a muchas funciones útiles para el cuidado del recién nacido, ya que habrá espacio suficiente para poner todos los muebles útiles. La higiene diaria no es fácil de manejar aquí, la hora del baño siempre debe delegarse al baño. Pero no es imposible organizarse con una mesa para cambiar pañales con ruedas que se pueda cargar para descargar cuando haya terminado.

De esta forma, es posible superar el problema de un baño de tamaño insuficiente que requiere el uso de una bañera plegable pero que puede no ser adecuado para tener todo lo necesario a mano.

Sin embargo, cuando es posible, el baño es la mejor solución para la higiene diaria. En lugar de toallitas húmedas, es útil preferir el agua corriente para cambiar los pañales. De hecho, incluso las mejores toallitas no están exentas de consecuencias desagradables. Cuestan más que el agua, contaminan, pueden dejar depósitos de sustancias que no respetan perfectamente el equilibrio de la epidermis.

La cama es el momento del descanso

Dejar que el bebé duerma solo no parece una buena idea, al menos durante el primer año de vida. Ahora parece claro que los episodios de SMSL, síndrome de muerte súbita, están relacionados con la inmadurez del sistema respiratorio. Esta evidencia está confirmada por numerosos estudios y por la creciente adopción de buenas prácticas que han reducido su incidencia en las últimas décadas.

La intervención sobre determinados factores permitió controlar las condiciones del entorno en el que vive el recién nacido. Por ejemplo, la temperatura ambiente, por debajo de los 20 °, y el tipo de ropa que debe ser fresca y no sobrecalentar al bebé.

Simplemente compre una cuna barata para colocar en el dormitorio de adultos y asegúrese de seguir de cerca al resto sin preocuparse de que en la otra habitación el pequeño pueda necesitar.

Una excelente solución está representada por las cunas para bebés que se unen a la cama de adultos como una extensión del colchón. Perfecto para estar siempre atento al pequeño e ideal para no ocupar espacio a los padres que siguen teniendo todos sus colchones disponibles para dormir.

Los juegos para ofrecer al bebé

La pequeña habitación será el entorno dedicado al juego, esta elección depende nuevamente de la estructura de tu casa. Luego, puede recortar una esquina de la habitación para reservar juguetes y juegos. El espacio del piso debe estar dispuesto de tal manera que facilite el acceso del niño, especialmente cuando aún no puede moverse y solo puede acostarse boca arriba. Un gimnasio y un espejo son elementos suficientes para permitirle entretenerlo y estimularlo según sus habilidades.

El objetivo, al amueblar la habitación antes de la llegada del bebé, es preparar el ambiente familiar para que sea acogedor y al alcance de la mano. Por lo tanto, también deberá pensar en hacer que el resto de la casa sea adecuado para que el bebé explore.

Cada vez más, quienes tienen la posibilidad de utilizar más habitaciones, prefieren dividir las distintas funciones en dos, la del juego y la del sueño. Entonces, en lugar de ofrecer una habitación para cada uno de los hermanos, nos aseguramos de que los más pequeños duerman juntos y de que se use una habitación entera para jugar. La ventaja es ayudar a los más pequeños a aprender el placer de la independencia de los adultos, para que puedan conciliar el sueño temprano en su propia cama.

Los colores de la habitación

Puedes personalizar el entorno eligiendo las tonalidades adecuadas para darle un toque de alegría y singularidad al entorno. Es importante recordar que la vista del bebé es inmadura durante mucho tiempo y, por lo tanto, no es recomendable exagerar con tonos demasiado brillantes. Ir al mar con personajes para colgar o dibujar en las paredes tampoco es una buena idea.

De hecho, el recién nacido tarda unos meses en poder enfocar las imágenes a más de medio metro, es la distancia útil la que le permite ver y reconocer a la madre.

Exagerar las decoraciones podría provocar el efecto no deseado de excitar y sobreestimular al pequeño. Puede estar tan agitado, tanto de alegría como de miedo, que no se sienta cómodo en su habitación.

En el medio lo encontramos eligiendo tonalidades de colores pastel, suaves y delicados que sin embargo iluminan el ambiente y lo hacen agradable. A medida que el niño crece, puede participar en la elección de los elementos decorativos más específicos.

Pintar la pared en dos colores te permitirá agregar más para que sea única y siempre atractiva. Un cielo azul, el césped verde se puede poblar de simpáticos animales que el pequeño ya puede admirar desde la segunda mitad del primer año de vida.

.