La ciberseguridad en riesgo en dos de cada cinco hogares

Las redes domésticas son vulnerables a los ataques de piratas informáticos debido a la falta de conocimiento de sus vulnerabilidades.

La célebre empresa de ciberseguridad Avast reveló, durante la pasada edición del Mobile World Congress en Barcelona, ​​lo que todos ya sabemos pero que nos hubiera gustado no confirmar. Los hogares hiperconectados son los que corren mayor riesgo de sufrir ataques de piratas informáticos. La razón es que todo en la vulnerabilidad de los sistemas conectados a la red, una pequeña falla es suficiente para estar expuesto a violaciones de la privacidad.

Las contramedidas ya están disponibles, pero no todos los usuarios pueden protegerse eficazmente contra posibles ataques. Las contraseñas débiles y el software obsoleto son los puntos críticos destacados por la investigación realizada por el gigante de la ciberseguridad.

Antes de instalar cualquier dispositivo en la red, es importante evaluar las consecuencias a las que está expuesta su vida en línea. No basta con optar por comprar un vigilabebés fácil de usar: si está conectado a la red doméstica, debe ser fácil protegerse de los ataques de personas malintencionadas.

Que significa IoT

Todo el mundo habla de ello y representa nuestro futuro cercano. El Internet de las cosas, el Internet de las cosas, es el futuro de la automatización del hogar para todos. Se conectarán todos los dispositivos electrónicos que se puedan conectar a la red, y será posible programar su funcionamiento de forma remota. No debería sorprender entonces que pronto sea posible controlar incluso las funciones más triviales desde un teléfono inteligente, tableta o PC. Desde encender radiadores o aire acondicionado hasta poner en marcha una impresora, pasando por la videovigilancia o los monitores para bebés más sencillos. Todo se puede interconectar y gestionar utilizando las claves de acceso de su red doméstica.

Una conexión a Internet es suficiente y todo se puede coordinar desde un centro de control. En este caso, estamos hablando del desarrollo de la banda estrecha. A diferencia del grande que todavía tarda mucho en llegar a todas las ciudades y centros poblados y que sirve para facilitar las comunicaciones entre los grandes centros de clasificación de información. Los paquetes de datos más pequeños viajarán en un ancho de banda estrecho, lo que permitirá que la luz se encienda a la hora programada, para encender el lavavajillas o la lavadora, para grabar su programa favorito en el televisor y ejecutar sistemas de videovigilancia.

Todo ya está más o menos activo, o en cualquier caso es posible configurar cada vez más dispositivos para conectarse a tu red doméstica. Lo que debería alertarnos es que una pequeña falla, un dispositivo mal protegido, es suficiente para exponer toda la red al riesgo de un ataque de personas malintencionadas.

El estudio realizado por Avast

Desde hace algún tiempo, el gigante de la ciberseguridad ha estado evaluando el impacto de una mala protección de los datos personales. Lo hace tanto en casa como profesionalmente. La posibilidad de sufrir un robo de datos y por tanto una vulneración de los sistemas informáticos puede tener consecuencias muy graves, tanto a nivel personal como, por tanto, de toda la sociedad.

Un ejemplo son las empresas sanitarias que recientemente se han visto vulnerables a los ataques de los ciberdelincuentes capaces de alterar las imágenes de rayos X. Este es solo un ejemplo de las posibles consecuencias de un ciberataque. El acceso a nuestra información privada puede tener consecuencias graves y una pérdida significativa de dinero.

El aumento exponencial de dispositivos interconectados asequibles y aparentemente fáciles de configurar significa que más del 40% de los hogares tienen al menos cinco conectados a la red. El problema es que, muy a menudo, los propietarios de estos dispositivos no conocen las reglas básicas para protegerse a sí mismos y a sus familias frente a violaciones de seguridad.

Datos presentados por la agencia de ciberseguridad

En la edición 2020 del Mobile World Congress que tiene lugar anualmente en Barcelona, ​​España, se presentó el informe “Avast Smart Home 2020”. El estudio se llevó a cabo en una muestra impresionante, hasta 16 millones de hogares, y parecía que el 40,3% de ellos tenían al menos 5 dispositivos conectados a la red. Los datos preocupantes son los de ellos, hasta un 40,8% son incapaces de protegerse adecuadamente y tienen al menos un dispositivo vulnerable a ataques. Una contraseña débil o un software desactualizado son suficientes para exponer toda su red doméstica a la acción de los ciberdelincuentes.

Una vez dentro del sistema, es fácil acceder a los datos almacenados en la red. Estos pueden venderse a terceros o permanecer en posesión de los malos. Dependiendo del tipo de dispositivos conectados, es posible tener acceso a grabaciones de video o voz.

Las fallas de IoT se conocen desde hace tiempo

Avast también presentó estadísticas sobre qué dispositivos son más riesgosos y se presentan como pasarelas reales.

Encabezando la lista están las impresoras, casi una de cada tres tiene fallas graves que permiten el acceso abierto a quienes pretenden tomar posesión de datos personales. Incluso los enrutadores, y en general los dispositivos utilizados para conectarse a la red, son verdaderas puertas abiertas. Las cámaras de seguridad deben ser configuradas por profesionales para que no se conviertan en el caballo de Troya al que atacar.

Los dispositivos NAS y de transmisión en línea están cerrando la lista de posibles eslabones débiles de la cadena.

Cómo defenderse de un posible ataque de piratas informáticos

No es imposible hacerles la vida difícil a quienes intentan hacer suya la vida de los demás. Los procedimientos para protegerse están bien establecidos y además de instalar un sistema antivirus, ofrecido por el propio Avast, es posible tener cuidado y seguir las mejores prácticas que siguen vigentes.

El primer elemento es establecer una configuración de dispositivo segura. Los dispositivos que inicialmente tienen problemas críticos, como un software débil que no es cuidadoso en términos de protección de datos, deben retirarse desde el principio. La buena contraseña alfanumérica sigue siendo la mejor manera de protegerse de los malos que pueblan la web. Cambiar las contraseñas suele ser una forma eficaz de barajar continuamente las cartas y disuadir las operaciones delictivas.

Recientemente, una gran cantidad de software ha adoptado el sistema de autenticación de dos factores, utilizando simultáneamente varios dispositivos para confirmar la identidad de cualquiera que quiera acceder al sistema. Actualmente, esta es la forma más eficaz de protegerse.

El mundo de las TI está siempre en un torbellino de actualizaciones, por lo que es fundamental verificar que el firmware y el software utilizados estén siempre actualizados a la última versión disponible. De esta forma, también se podrá contar con los avances en materia de seguridad de todos los operadores del sector.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *