El ranking de los 5 mejores juegos para la habitación del bebé

Mientras juegas, aprendes dinámicas complejas de la física y de estar en el mundo. Esto es lo que no puede faltar en la habitación del bebé.

Al igual que con otros mamíferos, los humanos aprenden a través del juego lo que necesitarán durante su vida adulta. Los principios complejos de la física, las matemáticas y la lógica se desarrollan masticando sonajeros y arrojando objetos al suelo.

Hay poco que hacer. Es cierto, y los bebés son los más hábiles para elegir las herramientas adecuadas que necesitarán para comprender cómo está cambiando el mundo. Al menos hasta el primer año de vida y un poco más. La repetitividad de los gestos, la exploración del espacio circundante, el descubrimiento de sus habilidades motoras, son elementos que contribuyen al desarrollo de las habilidades del niño. No es necesario llenar la habitación del bebé con juegos complicados, las opciones que mejor se adaptan a sus habilidades se encuentran entre los objetos de la casa.

El cofre del tesoro

O canasta del tesoro si queremos utilizar la nomenclatura inglesa, es una canasta que se deja a disposición del niño para que explore su contenido.

Está lleno de objetos que el pequeño ve todos los días y con los que aspira a entrar en contacto. El contenido varía según el momento de su desarrollo. El principio de este juego de bricolaje es presentar al niño una serie de objetos que tienen características en común para que pueda agarrarlos, observarlos y estudiar sus correlaciones.

Le recomendamos que cree cestas que ofrezcan un estímulo a la vez. Por tanto, es recomendable utilizar objetos de naturaleza similar o con elementos que los unan. La única recomendación es usar solo cosas con las que se sienta seguro: el bebé inevitablemente se las llevará a la boca. Puede explorar materiales, incluida solo madera, metal, tela o plástico en la canasta baja. Luego, poco a poco, se podrán trabajar formas, colores y estímulos específicos. Todos los objetos que se utilizan durante el baño, por ejemplo el peine, la botella vacía de gel de ducha y la crema calmante. O una canasta que contiene solo objetos verdes para que comprenda que hay infinitas tonalidades, todas atribuibles a una sola tonalidad. Etc.

El espejo es importante

En el dormitorio, baño u otras estancias de la casa, la presencia del espejo es importante. Es utilizado por el bebé para reconocer su propia fisonomía y verse reflejado.

Este es un ejercicio simple para tener en cuenta algunas reglas básicas. Cada acción corresponde a un reflejo, hasta el más pequeño tiene una fisonomía que recuerda a la de los padres.

Es un ejercicio sencillo que le permite dominar las formas de su cuerpo, identificar su posición en el contexto del cuerpo en general.

Sin embargo, un juego que requiere cierto cuidado. No es necesario ofrecer espejos que puedan romperse al caer al suelo. Por tanto, es bueno tener superficies reflectantes irrompibles, las hay de plástico que son adecuadas aunque se deformen un poco. O puede fijar el espejo al nivel de los ojos del niño, directamente en el suelo. Será bueno soldarlo de forma estable a la pared con tacos y no debe ofrecer superficies que inciten al pequeño a agarrarse para intentar ponerse de pie.

El gimnasio en la guardería

Este precioso objeto es el deleite de los bebés desde las primeras semanas de vida y desde hace varios años es una playstation versátil e interesante.

Es una manta ligeramente acolchada rematada con nudos de los que cuelgan sonajeros y otros artículos bonitos. Puede emitir sonidos, responder al toque de los bebés y servir como base de exploración para descubrir las capacidades físicas del cuerpo pequeño en crecimiento.

Su objetivo es estimular al pequeño a coordinar su mirada y sus movimientos hacia un objeto que se encuentra por encima de su cabeza. Luego, lentamente, el niño comprenderá que puede interactuar con el objeto, haciendo que se mueva pateando y agitando los brazos hasta que pueda agarrarlo.

Otra función importante del gimnasio (lista de los mejores productos) es la de descubrimiento, las ventanas y las inserciones de sonido te permiten centrar tu atención en los diseños de la alfombra. Aquí puedes ocultar partes del dibujo y mostrarlas en una especie de reloj de cuco. Todo lo que desaparece de la vista del recién nacido también desaparece de su capacidad perceptiva, redescubrirlo un instante después es una enseñanza importante sobre la permanencia de las cosas y las personas, aunque no se vean. Aquí el pequeño entrena los músculos del cuello para soportar el peso de la cabeza manteniendo la postura correcta, sobre el estómago y poniendo fuerza en los brazos y el pecho.

Objetos para observar y jugar

Entre las cosas que no pueden faltar en el espacio dedicado al juego, están los objetos cotidianos. El pequeño pronto aprenderá a simular lo que ve hacer a los adultos, intentando repetirlo en la ficción del juego para familiarizarse con los gestos cotidianos. Sobre todo durante los primeros meses, es importante ofrecer objetos que, además de ser seguros porque seguro que acabarán en la boca del bebé, son los mismos que ve que utilizan sus padres. El juego simbólico, que es lo que hace el pequeño al identificarse con las cosas que ve a su alrededor e intentar participar en la vida adulta, es el primer acercamiento a la socialización.

El niño un poco mayor aprende a lidiar con los ritos, costumbres y hábitos de la casa fingiendo beber de la taza vacía. Pero ya, el bebé está usando estas mismas herramientas para coordinar el agarre y la capacidad de apuntar con el brazo y la mano a un objeto y luego llevarlo a la boca.

Incluso durante los primeros meses, es recomendable ofrecer juegos de sonido. Es decir, emiten un ruido, un sonido agradable y no una pieza musical ya estructurada. Es hora de darte un capricho con los instrumentos más adecuados, la percusión en lo más alto de la lista, desde la batería hasta las ollas caseras. También hay espacio para instrumentos más armoniosos y agradables, no puede faltar el xilófono.

Y cosas al gusto

No temas que el pequeño pueda llevar objetos a su alcance en la boca. Es natural y le sirve al recién nacido para hacer su propio descubrimiento del mundo, sentir su consistencia y poder coordinar el movimiento, no es fácil, de la mano a la boca.

Lo que es importante hacer en este punto es asegurarse de que los elementos que se ofrecen para la exploración no sean frágiles o quebradizos para asegurarse de que no se trague ninguno. Que no tengan partes afiladas o rugosas para evitar lesiones en la boca. Las dimensiones también deben ser tales que faciliten el agarre y no lo desanimen, y eviten el riesgo de asfixia.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *