Cómo planificar un viaje en tren y coche con un bebé

Un recién nacido necesita mucha atención y cuidados, por lo que para planificar el viaje perfecto es fundamental estar preparado para cualquier eventualidad. Incluyendo lo impredecible

Las necesidades del bebé se aprenden todos los días. Lo importante es adoptar una actitud tranquila para tener las herramientas para afrontar las situaciones que surgen por primera vez.

Un viaje largo en tren o coche es un gran desafío, cada uno de estos medios tiene ventajas y desventajas que deben tenerse en cuenta. Si es posible elegir por qué medio de mudarse, es recomendable realizar las valoraciones necesarias y decidir según su conveniencia.

Si, por el contrario, no es posible elegir, será necesario prever qué problemas pueden surgir en ambos casos. Por lo tanto, puede intervenir utilizando los recursos disponibles a su favor.

Planifica tu viaje

La duración del viaje tiene un impacto significativo en la capacidad de soportar un viaje más largo o más corto en un medio de transporte que solo se detiene de vez en cuando. La mayor incógnita cuando se trata de viajes largos es si puede intervenir para resolver cualquier necesidad que deba surgir de repente.

Si bien puedes organizarte fácilmente en casa y tener siempre a mano todo lo que necesitas, no se puede decir lo mismo si, por ejemplo, el tren acaba de salir de la estación o el coche está en la autopista. y que no hay ubicaciones. cerca. Por lo tanto, tener lo que necesita debe diseñarse para limitar la creciente necesidad de detenerse.

Antes de partir, debes observar cuidadosamente los hábitos del bebé y tener en cuenta que pueden cambiar por completo mientras viajas. Sobre esta base, puede preparar lo necesario.

Entre las cosas a tener en cuenta antes de emprender el viaje se encuentran algunos aspectos fundamentales: la duración del viaje, la posibilidad de pedir ayuda a alguien si la necesita o desviar la ruta si es necesario.

Las ventajas y desventajas de viajar en coche

Los que van solos tienen pocas alternativas, pero si viajan en pareja entonces se podrá pensar en sentarse en la parte de atrás junto al pequeño para ayudarlo a resistir la novedad del road trip.

En el coche las plazas son limitadas, y por ello, si el niño tiene alguna molestia, será más difícil calmarlo caminando como se pueda en el tren. Pero la ventaja de este medio es que favorece el sueño. No está claro por qué el automóvil está asociado con la sensación de entumecimiento y somnolencia, algunos dicen que recuerda la sensación del feto dentro del útero de la madre. La gasolina, sin embargo, no cambia: si el viaje es largo, es muy probable que el pequeño duerma la mayor parte del tiempo.

Es posible que desee pensar en organizar el viaje cerca de la hora en que el bebé duerme normalmente, a una hora determinada a media mañana o temprano en la tarde. En el automóvil, puede detenerse, puede tomar desvíos, puede escuchar música. En definitiva, la flexibilidad del coche está fuera de toda duda y esa es su mayor ventaja.

Viajar en tren, ¿sí o no?

El tren es el medio de transporte más romántico de todos. Grandes ventanales, cómodos asientos, posibilidad de charlar con otros pasajeros que comparten nuestros espacios. Todos los aspectos son innegables, pero ¿cuándo hay un bebé? La posibilidad de encontrar personas que no deseen compartir su espacio con un bebé recién nacido puede ser alta.

Viajeros, profesionales que trabajan en movimiento, turistas que no hablan nuestro idioma. En última instancia, si viaja con un bebé, es una buena idea intentar reducir el rango de posibilidades conociendo a algunas personas. Es mejor elegir compartimentos con anticipación y tal vez gastar un poco más si es posible, viajar en momentos menos concurridos en vagones más silenciosos.

El gran aliado será el director, se le puede nombrar si necesita algo. En el peor de los casos, esa persona caminará alrededor de los autos en busca de un médico que esté a bordo.

Que llevar contigo cuando viajas

Otra cosa importante que debe hacer es equiparse con todo lo que necesita para el bebé. Comprar un bolso cambiador grande vendido online será una gran opción para organizar el contenido de acuerdo con las necesidades reales del bebé.

En la maleta, también puedes poner otros artículos que te servirán de repuesto. Pero es importante dedicar solo un bolso a las pertenencias del bebé, para no correr el riesgo de quedarse sin lo imprescindible para ti. Después de todo, durante el viaje, todo el mundo está lejos de las comodidades del hogar.

Hacer un mapa mental te permite no olvidar nada, empezando a pensar en macrozonas.

Lo necesario para la comida del bebé.

Todo lo que necesita para alimentar a su bebé varía de un niño a otro. Si la madre lactante solo necesita estar presente para asegurar la alimentación del bebé, la que ya ha iniciado el destete o que ha optado por la leche artificial deberá dejar más espacio para este tipo de objeto.

Dependiendo del tiempo que dediques a viajar, será recomendable llevar contigo la cantidad que suele consumir el pequeño, más un poco más. La alteración de los ritmos de vida durante el viaje puede hacer que el pequeño se sienta poco apetecible o, por el contrario, quiera comer un poco más, o puede suceder que se derrame leche o papillas. Es mejor estar listo para intervenir cuando sea necesario.

Qué se necesita para los cambios

Cada madre sigue un ritual específico para cambiar al bebé. Hay quienes prefieren usar toallitas, quienes simplemente humedecen un paño, quienes dejan que la piel del bebé se seque al aire antes de volver a ponerle el pañal limpio.

Dependiendo de tus hábitos, toma las medidas adecuadas y equípate con lo que necesitas, y un poco más para despejar dudas. La ropa puede ensuciarse o mojarse, por lo que es útil hacer algunos cambios adicionales, quizás incompletos.

.