Cálculo de semanas de embarazo

Después de recibir el resultado positivo de la prueba de embarazo, el mundo comienza a girar en torno al pequeño ser que vendrá al mundo. También pueden surgir muchas dudas, por ejemplo, querer saber la fecha prevista de nacimiento, o cuando, tras una larga gestación, finalmente entrarás en contacto con tu bebé.

El primer paso es pedir cita con el ginecólogo, quien te hará unas pruebas para saber, con precisión, en qué semana de embarazo estás, para que también puedas rastrear de forma aproximada la fecha en la que concibiste tu embarazo. Bebé.

Para comprender exactamente cuándo sucedió esto, el médico le hará algunas preguntas, como el día de su último período, para comprender con cierta precisión qué es lo que tanto desea saber. Si ha encontrado un profesional muy dedicado, es posible que también quiera hacer el primer ultrasonido.

Será un momento muy emocionante ya que podrá sentir los latidos del corazón del bebé. Además, el médico empezará a calcular la edad del bebé en función de las semanas de gestación, para comprobar que todo va bien y que no hay problemas durante el embarazo.

¿Quieres estar preparado cuando visites al ginecólogo? Siga leyendo para descubrir todo lo que necesita saber sobre su embarazo.

¿Cómo se calcula el embarazo?

Pero, ¿cómo saber exactamente cuándo el bebé está listo para nacer? Digamos que el embarazo es el tiempo entre el momento en que el espermatozoide fertiliza el óvulo y el momento en que el feto está listo para aparecer, dejando el cuerpo de la madre durante el parto.

En general, la duración estimada de este ciclo, en lo que al ser humano se refiere, es de 280 días, sin embargo, en algunas ocasiones este período podría extenderse hasta 14 días.

Para monitorear la gestación con mayor precisión, el cálculo se realiza sobre la base de una subdivisión en fases de siete días, para los cuales el embarazo canónico dura 40 semanas, desde el último ciclo menstrual.

Que semana es

Analizar todos los cambios semana a semana, durante el embarazo, es muy sencillo: partimos de la prueba, que determina la presencia de la hormona hCG (gonadotropina coriónica), la que indica claramente que se espera un bebé.

En esta etapa, de hecho, la placenta ya estará formada y, por lo tanto, el feto puede ser nutrido por este precioso elemento. A medida que avanza la gestación, el ginecólogo dispondrá de una ecografía, herramienta imprescindible para comprobar que el bebé está creciendo correctamente.

De esta forma, no solo podrás escuchar los latidos del corazón, sino también ver las partes de su cuerpo, como la cabeza y los pies, comprobar el correcto desarrollo de la columna y además, con las nuevas técnicas, conocer las características. somático antes de llegar al mundo.

Cuando el bebé esté bien formado dentro del útero, comenzará a crecer, mientras la madre se prepara para el parto, cuando la descarga hormonal provoca contracciones uterinas, llamadas Braxton Hicks.

La fecha de la última menstruación.

Las mujeres con una vida sexual activa a menudo desconocen sus propios cambios hormonales y, por lo tanto, también sus períodos de fertilidad. Por este motivo, cuando se produce un retraso menstrual y por tanto existe la sospecha de estar esperando un bebé, el primer paso a dar es identificar la fecha de la última menstruación.

Si tiene estos datos, nuestra calculadora de embarazo puede hacer varias estimaciones que pueden ser adecuadas para usted.

La fecha de la concepción

Si tu pareja se encuentra entre las que han optado por un método como la fecundación in vitro, no te será difícil saber con precisión la fecha de concepción y te será de utilidad echar un vistazo al calendario de embarazos llamado FIV.

Precisamente en este sentido, nuestra calculadora de embarazo es capaz de establecer, en función de la fecha de concepción, en qué semana te encuentras, para así tener una mayor conciencia de todos los pasos a seguir como y cuándo.

La fecha de entrega estimada

Si bien el período del embarazo puede ser muy interesante para vivir con tu pareja, todas quieren ponerse en contacto con el feto lo antes posible, para llenarlo de mimos y disfrutar del fruto de su amor.

Para saber exactamente cuándo tendrá lugar el nacimiento, basta con introducir la fecha estimada de concepción, para permitir el cálculo más preciso posible.

Ultrasonido

Para monitorizar las condiciones de desarrollo del feto, la ecografía es un elemento fundamental y por tanto imprescindible para no poner en riesgo a tu bebé. Es una prueba indolora que no tiene consecuencias negativas para la madre ni para el feto.

Efectivamente, se lleva a cabo mediante ultrasonidos, ondas sonoras inaudibles pero también capaces de reproducir los contornos de lo que encuentran, creando las imágenes en la pantalla. Se puede realizar directamente sobre el abdomen, aunque hay ginecólogos que consideran más válido el transvaginal, lo que permite comprobar si el saco está bien implantado.

También es importante determinar si se trata de un embarazo gemelar, ya que detecta la cantidad de embriones. En un futuro en el período de gestación, el médico preferirá continuar con la ecografía abdominal, ya que la transvaginal es adecuada para conocer la primera información.

Aspectos como la edad, en semanas, pueden ser útiles para que la calculadora proporcione información adicional para incluir en sus notas.

¿Cuántas semanas dura un embarazo?

El tiempo necesario para el desarrollo del feto, desde el momento en que el espermatozoide fertiliza el óvulo, es de 280 días. Por ello, es posible calcular que la gestación durará nueve meses y diez días, o bien 40 semanas, tiempo útil para que el bebé esté 100% formado.

Sin embargo, los partos entre las 37 y las 40 semanas todavía se consideran normales, mientras que aquellos antes de estas fechas deben considerarse prematuros o prematuros. Por el contrario, los que ocurren después de las 42 semanas se denominan post término o postmaduro.

¿Cómo se cuentan las semanas de embarazo?

El ginecólogo cuenta las semanas de embarazo desde la fecha de la última menstruación. Este método también implica contar las dos primeras semanas, aunque es probable que aún no se haya producido la fertilización dentro de este tiempo.

Por ello, existe una diferencia de dos semanas, entre las de gestación y las de gestación, que se traduce en 40 y 38 semanas, respectivamente, para cada recuento.

Cuando hacerse una prueba de embarazo

Lo que determina la positividad de una prueba de embarazo es la presencia de la hormona hCG en alta concentración: para que este valor sea relevante es necesario realizar la prueba cuatro días después de la implantación del embrión en el útero. .

Por eso, si quieres conocer más rápidamente tu embarazo, es bueno tener en cuenta tu actividad sexual y, mejor aún, calcular los días fértiles mediante una prueba de ovulación.

¿Cuándo aparecen los primeros síntomas del embarazo?

Cada mujer tiene su propia sensibilidad, pero algunas pueden sentir el cambio desde la primera semana después de una fertilización exitosa. ¿Cuales son los sintomas? Puede producirse sangrado vaginal, sensibilidad en los senos, pero también dolores de cabeza, dolor de espalda y dolor de estómago.

Sin embargo, algunos también sufren de fiebre, náuseas y vómitos, calambres y fatiga general. También puede sentirse más cansado y tener un mayor deseo de descansar o dormir, tener cambios de humor o tener una mayor necesidad de orinar.

Como decíamos, mucho depende de un factor personal, porque hay quienes ni siquiera experimentan ningún efecto secundario, al contrario, no tienen problemas durante todo el período de embarazo.

Vientre durante el embarazo: ¿Cuándo empiezas a notarlo?

No es necesario hacer un cálculo diurno, a partir del momento de la concepción, ya que el embarazo comienza a hacerse evidente según el físico de la persona. Para ser precisos, mucho tiene que ver con la capacidad del pecho, que es el espacio entre las costillas.

En algunas mujeres de baja estatura, el crecimiento del útero empuja los órganos hacia adelante: cuando hay poco espacio, la hinchazón del abdomen es inmediatamente evidente, o tan pronto como entre las 12 y 14 semanas.

Además, dependiendo del tipo de cuerpo, en otras mujeres esto puede no ser nada obvio, al menos no hasta el quinto mes, es decir, cuando el niño comienza a ganar más peso y volumen.

En efecto, si el cuerpo de la embarazada está muy bien entrenado y tiene la denominada «tortuga», sólo puede producirse una ligera hinchazón, pudiendo los músculos presentes contener mejor la protuberancia debida al feto.

Otro factor a considerar también es si este es el primer embarazo o no: por lo general, durante la primera gestación, los tejidos abdominales y uterinos no han sufrido ningún estrés, por lo que es más fácil que el embarazo ser notado solo desde el inicio del tercer mes.

La situación cambia ya sea en el segundo o tercer nacimiento y así sucesivamente, ya que la elasticidad de los tejidos disminuye y por tanto es mucho más fácil que la barriga se haga evidente desde las primeras semanas.