Algunas ideas para decorar la guardería

Pequeños muebles, los colores adecuados en tonos suaves y delicados, algunos elementos para colgar y aquí está la pequeña habitación perfecta

La llegada del bebé puede ir acompañada del deseo de crear un lugar acogedor y funcional para transformarlo en su habitación. Son muchos los aspectos que se pueden tener en cuenta para estar seguro de divertirse imaginando el espacio en el que el pequeño empezará a crecer.

Hay algunos puntos fijos a considerar, como la elección de los colores que deben preferir los tonos suaves y la disposición estratégica de los muebles más útiles para el cuidado del bebé. Al juntar las piezas, es posible crear algo único y precioso para dedicarlo al feliz evento.

No es necesario ser un diseñador de interiores para amueblar con éxito el dormitorio. Solo observa, aunque sea por mucho tiempo, el entorno que tienes y déjate inspirar.

Cómo elegir los colores de las paredes.

Para empezar, nos dedicamos a las renovaciones en profundidad, las que se realizan mejor cuando la barriga aún no está demasiado llena y tienes la dosis extra de fuerza y ​​determinación que conlleva un buen embarazo. Ahora es el momento de pintar la habitación o cubrirla con papel tapiz a tu gusto. Puede realizar trabajos dentro de la habitación, valorar si es posible cambiar la disposición de las paredes, crear aberturas o cerrarlas para crear un puente de comunicación con la habitación, o para obtener una mayor privacidad y concentración en un ambiente.

Los colores de las paredes deben elegirse en tonos delicados y apagados. A diferencia de los niños mayores, los más pequeños prefieren los tonos pastel apagados. La razón está en la inmadurez del ojo que todavía no puede distinguir lo que ve como lo hará en unos años.

Cabe señalar que no se crean sombras extrañas en la habitación. En general, se recomienda que se ponga en el lugar del bebé y se acueste donde planea colocar la cuna. De esta forma, se observa el mundo desde el punto de vista del recién nacido y se pueden reconocer todos los elementos perturbadores. Se necesita muy poco, como un reflejo deslumbrante, una sombra demasiado larga para hacer que la estación sea incómoda.

Cuales son los muebles imprescindibles

Definido aproximadamente como debería ser el entorno circundante, es posible decidir cómo llenarlo. El mobiliario esencial es siempre el mismo: un buen cambiador (lista de los mejores productos), la cuna, luego la cuna, el armario.

Estos elementos pueden simplificar gran parte de las operaciones asistenciales. Puedes optar por ponerlos todos en el dormitorio, para ayudar al pequeño a asociar este espacio con sus actividades de juego y cuidado. O puedes decidir distribuir el mobiliario en las diferentes estancias de la casa para adaptarlo a las necesidades de la familia.

Una recomendación útil a seguir durante los primeros meses es evitar que el bebé duerma solo. Con los muchos despertares, la necesidad constante de cambio y nutrición, y la posibilidad de que tenga dificultad para respirar, es recomendable dejar que el niño duerma en la misma habitación que sus padres, al menos por un tiempo.

Contenedores y Armarios

La elección de contenedores, estantes y estantes merece una discusión por separado. Se trata de muebles muy importantes que conviene utilizar para guardar todo lo que el pequeño necesita, tanto para el cambio y la ropa como para organizar el espacio de juego.

Ayuda tratar de encontrar un lugar para todo. Por paradójico que parezca, los niños tienen un sentido innato del orden que debe fomentarse y alentarse. Esto significa que los niños tienden rápidamente a asociar los objetos con el lugar que ocupan y la función que realizan. Entonces, darles las herramientas para tener acceso a los juegos y guardarlos es ayudarlos a estructurar mentalmente sus funciones y usarlas correctamente.

El adulto puede hacerse cargo de la rotación de los juegos. Los niños pequeños necesitan poca estimulación y se apegan rápidamente a un juguete en particular, pero ofrecer dos más para alternar con el favorito puede ayudar al pequeño a descubrir las diferencias y la singularidad de los objetos. Mientras tanto, los objetos que no se ofrecen al niño se pueden quitar de su vista simplemente cerrándolos dentro de un contenedor.

Amuebla las paredes y el techo

Pronto, los más pequeños partieron a explorar el mundo. Las primeras exploraciones son táctiles y visuales. El pequeño todavía se mueve poco y es incapaz de moverse de forma independiente hacia los objetos que despiertan su interés. Se pueden colgar sonajeros o muebles colgantes del techo para verlos flotar en el aire. Las coloridas formas y geometrías que se mueven en suspensión o interactúan con los movimientos del bebé cuando patea o estira la mano, son perfectas para darle un toque alegre al entorno y proporcionar estímulos interesantes al bebé.

Cuando comienza a girar boca abajo, es útil dejar que el bebé se mueva con seguridad. En lugar de dejarlo sobre la cama, donde podría caerse, puedes colocarlo directamente sobre una manta extendida en el suelo.

Una forma perfecta de darle una nueva perspectiva es ajustar los espejos a su altura. Entonces, a nivel del suelo, puede anclar firmemente con tornillos los espejos en los que el niño puede reconocer su propio perfil. Un descubrimiento sensacional para el bebé.

Amuebla con buen gusto pensando en el futuro

Al decorar el dormitorio pensando en el bebé por nacer, siempre debes considerar la posibilidad de que al pequeño no le guste. O que el bebé no es exactamente lo que se imaginaba durante los largos meses de embarazo.

Este es uno de los descubrimientos que más confunde a los padres: el pequeño tiene su propia identidad y su voluntad que se manifiesta desde los primeros momentos de la vida. Y estas características no siempre coinciden perfectamente con lo que mamá y papá han imaginado.

Amueblar la habitación debe ser un agradable ejercicio de humildad. Ofrezca toda la comodidad necesaria para cuidar al pequeño, aceptando que lo diseñado se puede trastocar en unos años. Aquellos en los que el niño construye su propia personalidad y afina sus gustos en cuanto al entorno en el que vivir.

.